Acerca De Nosotros

Acerca De Nosotros

bienvenido

Barbería Independencia nace el 26 de marzo de 1962, con el tiempo nos hemos ganado el cariño y la lealtad de nuestros clientes.
Hemos mantenido la antigua tradición de los barberos incluyendo nuevos servicios que el cliente de los tiempos modernos demanda. Nuestra visión es crear una atmósfera de club de amigos, donde el cliente pueda de manera distendida, elegir cualquiera de los servicios ofrecidos.
Algo más que cortes de pelo para niños, adolescentes y adultos, arreglo de barbas a su gusto, bigotes sin faltar la limpieza facial: Barbería Independencia conseguirá que se sienta bien en todos los sentidos.

copia_prueba

¿Por Qué Elegirnos?

Nuestra barbería es el territorio creado exclusivamente para clientes  que valoran la calidad, el tiempo y el aspecto impecable. Usted recibirá el mejor corte de su vida.

Nuestros servicios abarcan muchas técnicas y procedimientos, desde el afeitada y peluquería hasta el cuidado de la barba y el cuidado de las cejas. Ya sea que necesite un toque rápido o todo el paquete.

Nuestra barbería significa un ambiente relajado y fácil, y siempre un servicio de alta calidad para nuestros clientes,  Ven y disfruta la conversación y el mejor corte de pelo que hayas tenido, con un respaldo de 55 años de servirle a la clientela.

BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Don José Ruiz se inició en el año 1952 en Barbería Central de Chinandega, según cuenta: “vine a Managua en el 55 y me profesionalicé en la barbería de Ramiro Miranda, pero fue hasta el 26 de marzo del 62 que con dos socios fundamos la Independencia, eso sí, vengo de la extrema pobreza y he pasado muchas cosas antes de llegar aquí” Yo me inicié por 1952 en Barbería Central de Chinandega, vine a Managua en el 55 y me profesionalicé en la barbería de Ramiro Miranda, pero fue hasta el 26 de marzo del 62 que con dos socios fundamos la Independencia, eso sí, vengo de la extrema pobreza y he pasado muchas cosas antes de llegar aquí”

Mi mamá era demasiado pobre, y para darle de comer a mis ocho hermanos, lavaba y planchaba la ropa del rivense don José Sirias, dueńo de la Barbería Central”, recuerda don José Alejandro. “Éste es un trabajo de prestigio y de calidad“ al inicio fue duro porque yo era completamente desconocido y tuve que enamorar a los clientes para que confiaran en mi trabajo, más o menos al estilo de las vendedoras del mercado Oriental que te ofrecen sus productos. Tienes que ser muy cortés e inteligente, fijarte en lo que al cliente le gusta, luego tu trabajo habla por sí solo, que las personas esperen para ser atendidos por vos fue un gran logro, pero lleva tiempo, sobre todo mucho sacrificio y disciplina”.